Ricas en guisos, ensaladas, para hacer humus, enriquecer caldos, etc. son una fuente de fibra, sabor y salud al fin y al cabo. Lo ideal es consumirlas lo más nuevas posible, si tenemos información sobre su procedencia podremos saber también su mayor o menor calidad. Una marca que no falla es “La buena olla”.

Lo ideal es consumir la legumbre lo más nueva posible, esto lo podemos comprobar mediante su fecha de caducidad. Generalmente, la lenteja se produce a primeros de otoño, el garbanzo y la alubia desde octubre.

lentejas

Respecto al remojado o hidratado, esencial en todas la variedades:

  • La lenteja y la judía hay que hidratarlas siempre en agua fresca.
  • El garbanzo en agua a temperatura ambiente.

No debemos meter nunca la le legumbre en la nevera ya que se reseca y se endurece. Si el agua es dura como la de Coín, le ponemos un poco de bicarbonato, aunque lo ideal es usar siempre agua mineral.

Respecto al tiempo de hidratado:

  • La alubia y del garbanzo, deben estar en agua 12 h. o más.
  • La lenteja, si es castellana, al menos 6 h. y si es francesa de 2 a 4 h. En algunas variedades no hace falta el remojo.

garbanzo

En principio no pasa nada si se hidrata la legumbre más de lo indicado, pero corremos el riesgo de deteriorarla si nos pasamos demasiado. Respecto a usar el agua de remojado, debemos estar seguros de que no contenga nada de suciedad, piedrecitas, arena, pellejos, insectos, etc. Tenemos que tener en cuenta que puede oscurecer el guiso, sobre todo si se trata de legumbre oscura.

Para cocinarlas:

  • La lenteja y la alubia siempre arrancando desde agua fría
  • El garbanzo debe introducirse siempre en agua hirviendo.

El garbanzo es más delicado y los cambios bruscos de temperatura pueden hacer que se bloquee su cocción, queden duros o despellejándose. Para evitarlo hay que intentar no perder la ebullición en ningún instante y que esta sea suave.

Es aconsejable cocinar siempre a fuego muy lento y cocinar con la olla tapada. La legumbre simpre soltará espuma en el agua, por lo que habrá que ir espumando. Esto es bueno saberlo por ejemplo para preparar una fabes, ya que si añadimos un poco de aceite, será bueno hacerlo después del espumado, ya que si no, retiraremos el aceite durante el proceso.

alubiaLa sal siempre a mitad de cocción, ya que ésta hace que la legumbre no se hidrate correctamente cuando aún está dura, no dejando entrar bien el agua en su interior.

Con el garbanzo no pasa nada porque cueza más tiempo del requerido, pero con la alubia y la lenteja no debemos pasarnos. Los tiempos de cocción aproximados:

  • Los garbanzos, al rededor de 4 h.
  • Las alubias de 2 a 3 h., dependiendo su grosor y lo nuevas que sean
  • Las lentejas de 1,5 a 2h. según su tamaño

Nunca se debe meter una cuchara metálica en un guiso con legumbres para remover, lo ideal es mover la propia olla, ya que al ser delicada podemos dañarla.

Hala, a comer muchas legumbres.

Anuncios