Vámonos con la receta de los viernes. Hoy le toca a esta simpática criatura.

la-historia-del-pato-lucas

Si buscamos pato en el mercado, podemos encontrarnos que se comercializan diferentes partes, a cada cual más apetitosa y con infinitas posibilidades gastronómicas.

  • El Hígado fresco
  • El Magret, que es la pechuga
  • El Muslo confitado
  • El Mi Cuit que es el hígado listo para consumir
  • Las Mollejas
  • La Grasa
  • El Jamón

Para esta receta vamos a usar la pechuga o Magret, que además no es de las partes más caras. Generalmente viene acompañado de una generosa capa de grasa exterior que recubre la pechuga. En esta preparación vamos a reducirla a una crujiente y sabrosa capa exterior evitando así que el plato resulte excesivamente graso.

magret

Ingredientes:

  • 1 Magret de pato
  • 2 peras
  • Azúcar
  • Vinagre de Módena
  • Vino tinto
  • Canela
  • Cebollino
  • Vinagre de Jerez
  • Frutas del bosque

Serviremos el pato acompañado con peras, preparadas de dos maneras, una caliente cocinada al vino tinto y otra fría como en ensaladita. Las peras aportarán el frescor necesario para contrarrestar la grasa del Magret y un contrapunto frío-caliente muy agradable.

Para cocinar el Magret primero hacemos cortes paralelos en las 2 diagonales en la zona grasa, sin llegar a cortar la parte magra, creando así una malla. Salpimentamos bien por esa zona. Ponemos la pechuga en la sartén por la parte de los cortes a fuego suave, no ponemos aceite pues la grasa se ira derritiendo y no será necesario. Nuestro objetivo será ir reduciendo esa capa muy poco a poco e ir infiltrando calor indirectamente a la parte magra, consiguiendo que quede una capa caramelizada y crujiente en el exterior y que la pieza se vaya cocinando. Durante el proceso que puede durar unos 20′ vamos eliminando de la sartén toda la grasa resultante pero no la tiramos en absoluto ya que es una maravilla de sabor y es exquisita por ejemplo para rehogar unas patatas fritas. Si estás a dieta, se la regalas al vecino, o nos la envías por correo, pero no la tires!!. Pasado el tiempo, la piel debe estar bastante churruscada. Salamos el lado magro y caramelizamos durante 4’ más a fuego medio. Dejamos reposar la pieza cubierta con papel de aluminio 4-5’ para que se redistribuyan los jugos.

dsc05500

Para la ensaladita de peras fría, cortamos una pera en diminutos cubos de medio centímetro, le ponemos cebollino picado o perejil, aceite, un pelín de vinagre de Jerez y sal. Mezclamos bien.

Para las peras al vino, cortamos una pera en octavos y le quitamos la piel y las semillas. Ponemos en la sartén 2 cucharadas soperas de azúcar y hacemos un caramelo. Cuando esté, agregamos las peras y 3 cucharadas de vinagre balsámico. Vamos caramelizando a fuego suave y agregamos vino tinto hasta cubrir a mitad de altura. Cocinamos muy lentamente, cuando tenga textura de jarabe, lo hidratamos con un pelín de agua y le ponemos una ramita de canela. Seguimos cocinando el conjunto. Cuando las peras estén blanditas, agregamos un poco de la grasa de la pechuga que cortará la salsa dándole un aspecto más interesante.

Sin título

Cortamos el Magret en escalopes y lo servimos poniendo alrededor las peras caramelizadas y sobre éstas, la ensaladita y algunos frutos del bosque. Napamos con la salsa cortada y agregamos sal en escamas.

Bueno, ahora que, como dice la encantadora señorita del video: “The sun fills the kitchen in my house”, métete en tu cocina y dale zapatilla a los fogones. Buen fin de semana!

Anuncios